Síntomas y tratamiento de la depresion

Hoy vamos a hablar de la depresión, uno de los trastornos emocionales más comunes, con principal síntoma, un bajo nivel de ánimo y una disminución de la actividad de ciertas partes del cerebro.

Algunos de los síntomas, como podemos ver en la infografía, varían desde nivel anímico bajo, pesimismo o sentimiento de culpa hasta irritabilidad, sensación de inferioridad o lentitud al pensar, al interpretar estímulos sensoriales y psicomotrices. Suele se tratada con antidepresivos y/o psicoterapia.


En algunos casos de depresión grave relacionada con la carencia de apoyo por parte de otras personas, así como de habilidades sociales, entre otros, se ha dado un mayor índice de probabilidad en la recaída. En estos casos, seguir tomando antidepresivos un tiempo y, paralelamente, acudir a psicoterapia, sería lo más indicado.

La gravedad de la depresion puede oscilar: desde el grado más leve, ocasionando sólo cierta molestia hasta el más grave, la cual puede hacer que la persona afectada deje de trabajar y cese su participación en la vida social.

Esta puede afectar a gente de cualquier grupo de edad, desde jóvenes con poco interés en sus estudios hasta ancianos con humor difícil y sensación de retiro social.


Cabe destacar, que muchos de los casos tratados en la terapia de pareja conviven con este tipo de trastorno.

Infografía sobre la depresion

Sin más dilación, os dejo la infografía que hemos realizado, explicando algunos datos, los diferentes síntomas,  ciertos mitos y diferentes tratamientos para la depresión, indicando ventajas e inconvenientes.

depresion

La tristeza es un sentimiento que todos los seres humanos manifestamos en algún momento de nuestras vidas. La depresión, es una enfermedad mental, la cual se caracteriza por la incapacidad de disfrutar de las cosas cotidianas que antes de padecer dicha enfermedad, nos causaban placer.

Dicho trastorno puede manifestarse en menor o mayor nivel de gravedad y también, pueden estar acompañados por trastornos de ansiedad.

Un cuadro depresivo puede aparecer por diferentes razones, entre ellas:

Factores genéticos: La depresión no contiene factores hereditarios, por lo tanto si tenemos algún familiar que padece o padeció de depresión, no somos más propensos a ser depresivos. También afectan las peculiaridades de la estructura y actividad del cerebro, éste funciona de diferente manera en personas depresivas, que en personas que no lo son.

Factores psicológicos: En la psiquis de una persona se pueden hallar causas de depresión. Si una persona sufrió situaciones desagradables sobre su infancia, es posible que éstas, sean manifestadas más adelante como un cuadro depresivo. También el desprecio y la violencia de los seres queridos pueden provocar auto-rechazo y desconfianza, las cuales pueden también causar ésta enfermedad.

Factores personales: Está comprobado científicamente que las mujeres son más propensas a padecer depresión que los hombres. También la edad influye, los rangos más propensos a sufrir éste trastorno son entre los 35 y los 45 años. Además, hay situaciones como el embarazo y el postparto donde la mujer sufre varios cambios hormonales que pueden conducir a una depresión.

Es posible que se pueda prevenir dicho trastorno, claro que hasta cierto punto. Esto se logra adoptando ciertas conductas positivas, los razonamientos positivos actúan contra una enfermedad depresiva. Cuando nos encontramos frente a una situación desagradable y estresante, como la pérdida de un ser querido, un mal momento laboral, económico o diversos problemas en las relaciones sociales que manejamos, debemos cuidar nuestra conducta para que ésta, no nos conduzca a un trastorno mental como la depresión.

Síntomas de la depresión

Hay muchos casos de depresión que no son fáciles de identificar, aunque la mayoría de las sensaciones que describen las personas que padecen o padecieron dicha enfermedad mental, suelen ser:

  • Tristeza constante, llorar sin razón
  • Miedos y sentimiento de culpa
  • Sensación de incapacidad para realizar ciertas acciones
  • Perdida de interés
  • Cambios de sueño y apetito
  • Falta de auto-confianza
  • Dificultades para concentrarse o relacionarse con otras personas
  • Desesperación y ansiedad

Tipos de depresión

Existen muchos tipos de depresión, y éstos se caracterizan por los síntomas que el paciente presenta, se clasifican en los siguientes grupos:

GRUPO A: Es un periodo de depresión de aproximadamente 2 semanas, en éstos casos no se necesita consumir antidepresivos para tratarla. Nos encontramos con un estado de ánimo triste la mayor parte del día, alteraciones en el peso del paciente y sentimientos de inutilidad y culpa.

GRUPO B: Aumenta la capacidad de fatiga del paciente, éste siente pérdida de interés por actividades anteriormente placenteras. En éste grupo no se deberían encontrar otro tipo de trastornos tales como, trastornos esquizofrénicos o esquizoafectivos.

GRUPO C: Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, sentimiento de inferioridad y perdida de auto-estima y confianza. También nos podemos encontrar con alteraciones en el sueño e incapacidad de concentración. El cuadro además, repercute negativamente en el ambiente con el cual el paciente se maneja.

GRUPO D: Se presentan alucinaciones o delirios. Los síntomas no se explican por el consumo de sustancias toxicas o medicamentos y tampoco por una patología orgánica.

No sólo la situación de la persona deprimida es desagradable, el tema es complicado también, para todos aquellos que la rodean. A veces es difícil saber qué hacer ante la situación de que un familiar, amigo o compañero esté deprimido. La mayoría de las personas tienen el pensamiento erróneo de que una depresión es una especie de estado de ánimo del cual, la persona enferma puede salir fácilmente. En realidad, es algo mucho más complejo ya que estamos hablando de un trastorno psicológico, una enfermedad que no se puede superar sin un soporte médico o emocional.

Si una persona se encuentra envuelta en la situación de tener algún ser querido con depresión, lo ideal es ofrecerse para escucharlo, aunque en la mayoría de las casos las personas depresivas se rehúsan a compartir sus problemas, también podemos animarlo, elogiarlo y tratar de incentivarlo a recuperar esa satisfacción que se pierde al entrar en un cuadro depresivo.

Es complicado detectar una depresión, ya que las personas que las padecen, normalmente tampoco lo notan o intentan ocultarlo, ya sea por vergüenza o falta de interés por su salud. Una actitud errónea muy frecuente en quienes rodean a la persona enferma, es no darse cuenta del trastorno que ésta padece y criticar su dejadez, dificultad para relacionarse o incapacidad para realizar ciertas acciones, esto empeora la situación, ya que el autoestima del depresivo baja aún más y éste siente decepción de sí mismo, llevando la depresión que padecía a una situación de mayor gravedad.

Lo ideal cuando notamos que el nivel de gravedad del trastorno no mejora o sigue empeorando, es acudir a un doctor o profesional en la salud mental.

La depresión se puede presentar en diferentes casos particulares:

Niños: La depresión en niños no es muy común, pero cuando se sufren abusos o episodios violentos en esta etapa, se vuelven más propensos a padecer éste trastorno. Cuando el padre o madre de un niño presenta un cuadro depresivo, es probable que le afecte a él de forma negativa y pueda llegar a deprimirlo. Las relaciones escolares del niño también afecta, el bullying es una de las principales causas de depresión infantil.

Adolecentes: La cantidad de muertes por suicidios en adolecentes cada vez es mayor, ésta es una etapa en la que se producen muchos cambios hormonales y también se debilitan los lazos familiares.

Mujeres: Las mujeres sufren diversos cambios hormonales que generan gran cantidad de estados de ánimo que pueden provocar un cuadro de depresión. Está comprobado que aquellas mujeres que tienen hijos, son menos propensas a estar deprimidas que aquellas que no los tienen.

Hombres: Es complicado detectar la depresión en hombres, ya que, además de que es menos común que en las mujeres, éstos suelen no manifestarla por diversas causas como vergüenza o negación hacia su situación.

Ancianos: La depresión en ancianos es muy común ya que en esta etapa ya avanzada de la vida de una persona, se comienzan a vivir pérdidas de amigos o familiares, y además, la gente de avanzada edad se vuelve incapaz de realizar ciertas acciones que antes era capaz de llevar a cabo, esto produce una profunda angustia que conlleva una depresión.

Ante la aparición de cualquier síntoma, es recomendable acudir a un profesional quien nos indicará sobre el tratamiento adecuado a seguir.

Es posible que te interesen las siguientes entradas de nuestro blog:

Vídeo sobre el trastorno depresivo

1 Estrellas1 Estrellas1 Estrellas1 Estrellas1 Estrellas (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *