Gente tóxica: cómo detectarla y cómo te afecta

La gente tóxica es algo que hay que evitar en la medida de lo posible, ya que su paso puede tener una influencia sin igual en nuestra vida. Es gente que caracteriza por tener rasgos como ser un manipulador, egoísta, y además de tener bastante envidia, suele ser gente falsa hasta el extremo.

Todos sabemos que las personas tóxicas pueden fastidiar y condicionar nuestra vida de una manera bastante grande, pero no sabemos hasta qué punto exactamente. Realmente las consecuencias de mezclarnos con este tipo de personas pueden ser fatales para nuestro estilo de vida, ya que son las encargadas de bloquear nuestros pensamientos positivos, nuestro optimismo, y con ello nuestra felicidad.


No es mentira el hecho de que todos digan que se alimentan de energía positiva que absorben de los demás, pues solo de esa forma consiguen ser felices y soportar el día a día.

Gente tóxica

Tarde o temprano todos conocemos a una. Por ello es bastante importante saber cómo detectarlas y saber el efecto que tienen sobre nosotros. Si quieres saber este tipo de aspectos sobre esta clase de gente, sigue leyendo este artículo.

Qué es una persona tóxica

Ya hemos dado una descripción bastante amplia de lo qué es la gente tóxica, pero vamos a ampliar un poco más cómo son. Son personas con carácter egoísta, rasgos de manipulador, suelen sentir la envidia con bastante frecuencia y, sobre todo, es gente falsa. Este tipo de personas siempre, absolutamente siempre, se anteponen a cualquier persona y ante cualquier tipo de situación.

Realmente no les importará lo que sientas o pienses, lo que importa es su bienestar a cualquier precio. Por ello la gente falsa es aquel tipo de personas con las que no debemos juntarnos si lo que queremos es un estilo de vida mucho más saludables.

Cómo detectar a la gente tóxica

Para aprender a detectar satisfactoriamente a las personas tóxicas, es muy importante que sepamos exactamente qué rasgos comunes tienen la gran mayoría de ellas. Sin embargo, también es relevante decir que, si una persona cumple alguno de estos rasgos o algunos de estos rasgos, no quiere decir que sea tóxica.


Nunca pueden ser felices plenamente, siempre habrá algo en sus vidas que les incomode o que les impida alcanzar un estado de felicidad que se prolongue bastante en el tiempo. Además de ello, como bien hemos dicho, son personas que experimentan la envidia casi en cada momento, por lo que siempre están haciendo comparaciones con las personas que les rodean.

Gente tóxica

Esto debe unirse con el victimismo, ya que normalmente, al comprarse, no se ponen en una posición de supremacía frente al resto, sino que suelen infravalorarse y hacer de su vida un drama, una auténtica desgracia irremediable.

Sin embargo, estas tienen otra serie de rasgos que les caracteriza. Normalmente, al hablar o discutir con las personas, no piensan en lo que dicen y en la incidencia que eso puede tener en la persona que les está escuchando.


Esto es solo la punta del iceberg en cuanto a lo que pueden dañarnos, ya que estas, al no pensar en las consecuencias de sus actos, suelen hacer un daño irreversible en las personas. Hacen daño y no lo piensan, ni siquiera sienten una pizca de arrepentimiento.

Otros rasgos que tienen en común es que no son personas que se caractericen por su constancia a la hora de hacer cosas, por lo que empiezan un gran número de proyectos que dejan sin terminar, puesto que se aburren o lo dejan porque ya no les interesa. Además, de ello, piensan que todo el mundo tiene algo contra ellos, que todo el mundo les odia y que les miran por encima del hombro.

Ciertamente, la inferioridad que sienten los individuos tóxicos es bastante grande.

Eso hace que sean personas falsas con todo el mundo, ya que se caracterizan por su cobardía. Las personas falsas pasan más inadvertidas, y pueden obtener de manera más sencilla todo aquello que desean.


Por ello, una característica general es la de ser manipulador/a. Se les da extremadamente bien jugar con las emociones de la gente e interpretar el papel de víctima. Ser manipulador es una de las maneras que tienen de influir en nosotros y de conseguir un poco de felicidad. Ser manipulador les permite, en resumen, seguir con su día a día.

La gente tóxica, además, rechaza cualquier tipo de ayuda que se le pueda dar. Normalmente siempre harán lo que les parezca o lo que les venga en gana, siempre sabrás menos que ellos, ya que son unos incomprendidos y sus vidas son miserables. Por ello, nunca pueden aceptar un consejo de nadie.

personas toxicas

Conocer estos rasgos característicos de las personas falsas puede ayudarte a lidiar con ellos, ya que tienes un aviso sobre sus personalidades y puedes ir prevenido. No obstante, estaría bien conocer cómo exactamente deshacerte de ellas, ya que es extremadamente difícil una vez se ha establecido una relación entre ambos.

Por ello nunca vienen mal unos consejos que puedan ayudarte en esta tarea, puesto que paradójicamente puede provocarnos mucho dolor cortar la relación. El hecho de que su rasgo sea de manipulador tiene este efecto, el apego emocional.

Cómo te afecta la relación con personas tóxicas

Probablemente uno de los efectos más comunes que provoca la gente tóxica en nosotros es precisamente el que hemos mencionado anteriormente, la dependencia emocional. El hecho de que sean personas con un gran don de manipulador hace que sean capaces de transmitirnos pena y lástima como nadie.

Jugarán con estas emociones para tratar de conmovernos y unirnos más a ellos, y una vez estés en la posición que ellos desean, comenzarán a mostrarse tal cual son. Pero cada vez que trates de solucionar el problema finalmente, volverán a emplear la pena y la lástima para retenerte a su lado.

Esto a su vez hace que la pérdida definitiva de estas personas sea un auténtico trauma para todo el mundo. Lo que sentimos es que estamos dejando desamparadas y solas a unas personas que no tienen la vida para nada fácil. Por ello nos sentimos unas personas horrendas.

Si no sabemos anda acerca de este tipo de personas, sabremos que estamos haciendo lo correcto, pero la parte emocional que habita en todos nosotros cederá y pasaremos por una etapa realmente dura, sentiremos que somos mala gente y que no valemos nada, que no nos merecemos afecto por parte de nadie.

Sin embargo, al tener información sobre cómo es la gente tóxica, el hecho de cortar este tipo de relaciones tóxicas no debe darnos ningún tipo de reparo. Debemos tener en cuenta en todo momento que la mejor decisión que podemos tomar es la de dejar este tipo de relaciones por nuestra propia integridad y nuestra salud mental.

No debemos preocuparnos por estas personas, puesto que rápidamente encontrarán un sustituto para el lugar que nosotros hemos dejado libre, y realmente no sentirán nada al poco tiempo de nuestra marcha.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Sé el primero en votar
Cargando…
Deja tu comentario