El lenguaje corporal

Conocer el lenguaje corporal es imprescindible para conocer mejor el medio en el que vivimos y estar en sintonía con las personas que nos rodean. Sobre todo, resulta interesante en la seducción, ya que de esta manera podremos saber si le gustas a esa persona o no.

¿Qué es el lenguaje corporal?

El lenguaje corporal (o kinésica) es el conjunto de gestos corporales con el cual nos comunicamos los seres humanos. La disciplina que estudia los gestos corporales es la sinergología.


Estos a veces pueden mostrar los sentimientos que deseamos ocultar, e incluso pueden desvelarnos la verdad en una situación en la que alguien nos está mintiendo.

Lenguaje corporal

Aprender sobre este puede darnos una ventaja con respecto al resto de personas, es decir, nos hace estar un paso por delante.

Como hemos dicho antes esto es particularmente interesante su conocimiento para la aplicación en procesos de seducción o negociación, puesto que, aunque una persona trate de ocultar las emociones y sentimientos, hay ciertos signos que el cuerpo no puede ocultar.

Gestos de la comunicación no verbal

Los gestos corporales varían dependiendo de si estamos ante el lenguaje corporal masculino o ante el lenguaje corporal femenino. Cada género tiene unos gestos corporales diferentes, un lenguaje del cuerpo que le hace diferente del otro.


Por ello, si quieres aprender más sobre este, y en particular sobre los gestos corporales del lenguaje no verbal, continúa leyendo este artículo.

Posición de los brazos

La posición de los brazos es uno de los gestos corporales que más nos pueden dar pistas sobre la comodidad de una persona ante una determinada situación. En la sinergología, la posición de los brazos es un gesto corporal que tiene un indicador muy importante en esta cuestión.

Si estamos ante una persona que mantiene sus brazos cruzados, esto significa que la persona está en una posición defensiva, por lo que probablemente no se sienta demasiado cómoda con el tema que estamos tratando o con nosotros.

Lenguaje corporal

Denota cierta inseguridad, de modo que estaría bien parar la conversación para la comodidad de esta persona.


Por el contrario, si encontramos una posición de los brazos relajada o abierta, la persona está cómoda y segura, por lo que podemos continuar con la conversación con toda tranquilidad.

Gestos con las manos

Los gestos corporales con las manos también son un indicio de la seguridad y la tranquilidad en la sinergología, pero también lo es de la introversión o no.

De esta manera, si estamos ante una persona que entrecruza sus manos o no las emplea para nada, podemos estar seguros de que la persona no está tranquila, no se siente segura, o que es alguien introvertido al que no le gusta demasiado expresar sus emociones.


Si por el contrario nos encontramos con alguien que tiende mucho a gesticular con las manos, este tipo de lenguaje corporal nos da a entender que estamos ante alguien extrovertido y seguro de sí mismo, cómodo con la situación.

Posición de las piernas

La posición de las piernas no solamente es uno de los gestos corporales que nos confirma todo lo anterior, sino que además sabemos cuándo la situación está volviéndose extrema.

Si una persona adopta una comunicación no verbal con las piernas que es rígido o sus piernas apuntan a alguna dirección opuesta a la que nosotros nos encontramos, significa que estamos ante un caso de nerviosismo, y probablemente quien tenemos en rente esté deseando salir de la conversación e irse hacia otro sitio.

Es por ello por lo que también denota que puede que tenga cierta prisa en ir a alguna parte.

Una persona con una postura natural, relajada, y una posición en que las piernas estén en la misma dirección a la que estamos nosotros, significa que la persona está cómoda, que se siente segura de sí misma, que está disfrutando de la conversación o nuestra compañía.

La tranquilidad se deduce de estos gestos corporales.

Sonrisa

La sonrisa es importante en el lenguaje corporal de seducción para saber si le gustas. Los gestos corporales cobran una gran importancia en este aspecto.

Si encontramos con que aparecen muchas sonrisas, probablemente estemos proporcionando un estado cómodo a la persona. Por supuesto, luego hay muchos tipos de sonrisas, como las tímidas, las sonrisas naturales, etc.

Lenguaje corporal

Pero si observamos un gran número de ellas, no hay duda de que vamos por buen camino. Pero cuidado, un exceso de las mismas puede denotar que la persona está muy nerviosa, por lo que deberíamos tranquilizarla.

Por el contrario, una ausencia de las mismas no debe desesperarnos. Puede que simplemente la persona esté algo incómoda o sea insegura, no quiere decir que no le gustemos, aunque también puede ser un indicador.

Mirada

La mirada es uno de los gestos corporales más conocidos por todos, y uno de los ámbitos del lenguaje no verbal en que más se fijan en las personas.

Si la persona es capaz de mirarnos a los ojos, estamos ante una persona segura de si misma, y está claro que hay un alto nivel de atracción si estamos ante alguien especial. Puede denotar tranquilidad en caso contrario, confianza en las personas.

En la seducción, por ejemplo, no mirar a los ojoso apartar la mirada no tiene por qué significar un mal síntoma. La persona está claramente nerviosa o intranquila, algo que por otra parte también puede denotar una atracción fuerte.

Posición de la cabeza

La posición de la cabeza es otro de los gestos que conviene conocer, puesto que este mide el interés.

Si la persona ladea su cabeza hacia un lado, eso quiere decir que nos está prestando atención, que se muestra interesada por la conversación que estamos manteniendo. Una persona concentrada tiende a tener este tipo de gestos corporales

Lo contrario se materializa en el lenguaje corporal como un movimiento de la cabeza que haga que la persona no nos mire, o que se centre en otros puntos.

Gestos con la cara

Los gestos con la cara nos dan a entender muchas cosas: podemos saber si una persona está interesada en nosotros.

Todo lo anterior con una gesticulación en la cara no forzada puede denotar que la persona tiene interés en nosotros y que está cómoda, por lo que podemos saber qué podemos hacer en esta situación.

Lo contrario denotaría nervios, por lo que tendríamos que aclarar la situación con la persona determinada o jugar con otras estrategias, hasta que ese alguien especial a quien pretendemos conquistar se sienta tranquilo y seguro a nuestro lado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Sé el primero en votar
Cargando…
Deja tu comentario